Seleccionar página

Vivimos en la era de la conectividad, donde el acceso a la información es prácticamente inmediato a través de ordenadores o móviles. Ello sin duda nos facilita mucho la vida, pero conlleva un riesgo asociado al que muchas veces no se le da la suficiente importancia: el acceso a información falsa o como poco, no verificada.

En internet cualquiera puede hablar de lo que quiera y hacer afirmaciones como si tuviesen una fiabilidad y rigor que en realidad no tienen. Y eso es peligroso, especialmente en temas relacionados con la salud, porque si no se consultan las fuentes o se hace una valoración crítica de la fiabilidad de las mismas, la desinformación y el alarmismo están servidos. En este post te daremos algunos consejos y reseñas para obtener fuentes fiables de información sobre el cáncer en internet, así como qué hacer para contrastar bulos.

Paso 1: Ante cualquier duda, antes que internet, consulta a tu médico  

Lo más recomendable ante cualquier duda referente a temas de salud es consultar al médico de cabecera, pediatra u otro personal sanitario de referencia. Éstos a su vez tienen la responsabilidad de conocer y consultar regularmente fuentes de información actualizadas y fiables, dirigidas principalmente a personal sanitario no especializado.

Por ejemplo, en el caso del cáncer, pueden ser las páginas web de:

  • la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC, en inglés)
  • Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF, en inglés)
  • la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM)
  • los Centros de Control y prevención de enfermedades de Estados Unidos (CDC)

Para profesionales médicos, también existen páginas web en las que, una vez suscritos, pueden acceder a recursos actualizados para la toma de decisiones clínicas como por ejemplo UpToDate, o recibir formación especializada en cáncer (E-Oncologia). También existen páginas web específicas para determinados tipos de cáncer con información actualizada y fiable, como es el caso de HPVWorld para los cánceres causados por el virus del papiloma humano.

Paso 2: Conocer páginas web especializadas dirigidas al público general

Los resultados de la investigación científica suelen ser presentados en primeras instancias en revistas y lenguaje especializados que difícilmente puede acceder y entender el público general, ni tampoco los profesionales sanitarios no especializados en el tema (que, como hemos comentado en el apartado anterior, disponen de fuentes de información actualizada y fiable dirigida principalmente a ellos).

Para el público general, existen webs de diseminación de información en cáncer como las de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH) o la Sociedad Americana del Cáncer (ACS) que contienen información fiable contrastada científicamente y en lenguaje ameno y fácil de entender. También páginas mencionadas anteriormente tienen secciones de información sobre el cáncer para el público general, como la SEOM y los CDC. Decirte que ofrecer este tipo de información es también la misión de Mejor Sin Cáncer.

Paso 3: Cómo desarrollar mentalidad crítica y qué hacer para contrastar bulos

Por las redes sociales suelen circular mensajes falsos o sin evidencia científica. Hoy en día es muy fácil recibir cualquier tipo de información que sin pensar sobre la veracidad de su contenido se comparte en cuestión de segundos a todos los contactos. En menos de 24 horas un mensaje incluyendo un bulo puede haber sido reenviado docenas de veces y leído por cientos de miles de personas. Se ha comprobado que las noticias falsas se propagan mucho más rápido que las reales. Por ejemplo, un bulo que lleva meses circulando por WhatsApp es el que avisa que las mamografías y las radiografías  dentales producen cáncer de tiroides. La Sociedad Española de Protección Radiológica (SEPR) tiene un comunicado en su página web destapando este bulo.

Por otro lado, es importante saber que hay quien produce contenido en internet específicamente orientado a aparecer en Google en las primeras posiciones (ya que tienen conocimiento en el sistema de posicionamiento o SEO “search engine optimization”). Sin embargo, dichas personas pueden no tener ningún tipo de formación sobre el tema de salud que tratan sus webs. Por ello, busca fuentes fiables, y no te quedes necesariamente con lo primero que veas en Google 😉

Por lo tanto, cuando navegando por internet o a través de las redes sociales obtenemos información, ya sea de salud o de otro tema, es importante no descartar de entrada que pueda ser falsa y saber qué hacer para contrastarla. Puedes empezar comprobando:

1- ¿Quién lo firma? ¿Hay declaraciones de profesionales sanitarios y especializados?

2-¿Son fuentes oficiales las que la publican?

3-¿Queda bien diferenciado si se trata de una opinión o de información veraz? ¿Hay consenso científico?

Por ejemplo, si recibes cualquier post de Mejor Sin Cáncer, verás que 1) todas las entradas están escritas por personal investigador que lleva años estudiando el tema (se puede comprobar en general en cualquier web en “Quiénes somos”), 2) la web está avalada tanto por el Instituto Catalán de Oncología, el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), y 3) se basa en estado actual del tema según la evidencia del momento aceptada por la comunidad científica, tal y como indican nuestros valores.

Si recibes información y no estás seguro/a de si es un bulo, una búsqueda en Google sobre el tema te puede servir. Si añades a la búsqueda las palabras ‘bulo’, ‘fake’ o ‘hoax’ podrás ver páginas que han publicado sobre el tema explicando el origen del bulo.

También hay varias plataformas que se dedican a desenmascarar este tipo de contenidos e informar a los lectores sobre las mentiras que circulan en la red. Por ejemplo: LaBulotecaMalditoBulo, MalditaCiencia, la web de la OSI (Oficina de Seguridad del Internauta) o las cuentas de las redes sociales de diferentes cuerpos policiales, que cuentan con personal especialista para contestar. Puedes contactar estas fuentes oficiales vía Twitter o Facebook copiando la información que has recibido para consultar su veracidad.

Si conoces más fuentes fiables sobre el cáncer no dudes en dejar tu comentario.

¡Esperamos que este post te sea de ayuda! Y que no te la cuelen…

Marisa Mena

Instituto Catalán de Oncología

The post ¿Cómo obtener información fiable sobre el cáncer en internet? appeared first on Mejor Sin Cáncer.