Seleccionar página
Etimológicamente la palabra “Snoezelen” está compuesta por “Snufflen” que significa oler y “Doezelen” que significa somnolencia.
Fue desarrollado, en los Países Bajos, en los años 70, para las personas con problemas del desarrollo. Desde entonces, fue aplicado a distintas poblaciones de pacientes y en otros países como Inglaterra y Alemania, y últimamente Estados Unidos y Canadá. La filosofía Snoezelen se basa sobre tres actividades distintas : relajación, descubrimiento e interactividad. Desarrollado en los años 80 en Bélgica y en los Países Bajos, este enfoque multisensorial respeta la motivación y el ritmo de los usuarios. Sus cincos sentidos están abundantemente estimulados cada uno separadamente. Este concepto es a menudo indicado para las personas polidiscapacitadas (adultos y niños), se abre ahora a un público más amplio tal como residencias de ancianos o también para personas enfermas de Alzheimer.
La sala “Snoezelen” permite obtener experiencias sensoriales agradables generadas en una atmósfera de confianza y relajación. Estas experiencias tratan de estimular los sentidos primarios sin necesidad de que haya una actividad intelectual elaborada. 
BENEFICIOS DE LA SALA “SNOEZELEN” 
La persona que se beneficia de la experiencia multisensorial que ofrece una sala de estas características, recibe estímulos a través de todos los sentidos (tacto, oído, vista, olfato, vestibular, propioceptivo, somático…). 
Resulta especialmente eficaz en pacientes con funciones físicas o mentales limitadas, y también cuando los fármacos ya no hacen efecto y se hacen evidentes síntomas como ansiedad, insomnio, depresión y apatía.
La utilización de estímulos como el color, la música, los olores y las imágenes ayuda a los pacientes no sólo a relacionarse e interactuar con los demás, sino que también apacigua estados de agitación, promoviendo la relajación y la calma.
En los alumnos discapacitados, el aula multisensorial consigue potenciar las relaciones positivas fuera del estrés del centro educativo y logran mejoras importantes en la lógica, concentración y coordinación.
En concreto, en los discapacitados cognitivos se ha demostrado que la aplicación de estímulos es una de las terapias más ventajosas, ya que mejora la calidad de vida de estas personas tanto aumentando el grado de autonomía, la tolerancia, el control emotivo y la comprensión de términos familiares, como mejorando la reacción a los estímulos sensoriales.
Así, las aulas multisensoriales sirven de instrumento de comunicación no verbal, dado que potencian la relajación y aportan incentivos a estos discapacitados, que no se obtendrían de otras formas.
Asimismo, los beneficios de potenciar cada uno de los sentidos en un aula multisensorial son los siguientes:
• Vista: para potenciar la vista se utilizarán proyectores, luces, bolas de espejo, sistemas de iluminación especial, reflectores, cilindros burbuja, etc. Con estos materiales podemos estimular el equilibrio de los alumnos. Con la estimulación de la vista mejoraremos la eficacia visual, el control muscular y la postura de los órganos visuales, fomentando, al mismo tiempo, la capacidad de imitación muscular y de respuesta.
• Oído: la música rítmica la emplearemos según el tono, el ritmo, el nivel, etc., para tranquilizar a los sujetos o estimular su actividad psíquica, física y emocional. También usaremos efectos de sonido de animales, o de viento y lluvia para estimular el cerebro. El ambiente que crearemos debe ayudar a procesar sensaciones auditivas y estimular su escucha.
• Olfato: muy poco utilizado en las terapias tradicionales. Para estimular a los alumnos mediante el sentido del olfato, emplearemos aceites de masaje y cajas perfumadas. Los aceites los aplicaremos externamente para que penetren a través de la piel, la cual está interrelacionada con el cerebro y el sistema nervioso; de esta forma restableceremos la armonía entre cuerpo y mente.
• Gusto: lo usaremos no sólo para estimular, sino para ampliar experiencias, utilizando diferentes sabores. Los educandos, al probar distintos sabores y texturas, no sólo mostrarán sus preferencias, sino que además favoreceremos la deglución e incluso la masticación.
• Tacto: lo estimularemos a través de pelotas con diferentes tamaños y texturas, cojines, mantas, colchonetas, paneles táctiles u otros artículos.
Conseguiremos, mediante el empleo de estos materiales, que las personas no sólo sean conscientes de sus manos, sino que aprendan a sujetar las cosas, cogerlas y dejarlas caer voluntariamente, o que experimenten que determinadas cosas tienen un tacto característico o parecido al de otrosobjetos.
ELEMENTOS QUE COMPONEN LA SALA “SNOEZELEN”
– Colchonetas de suelo
– Cuñas, escalones, pelotas y rulos de diferentes tamaños de gomaespuma.
– Puff con porespan
– Piscina de bolas.
– Proyector con discos de efectos.
– Bola de espejos.
– Tubo de burbujas.
– Espejos.
– Luz negra o ultravioleta.
– Proyector de láser
– Hilos de fibra óptica.
– Equipo de audio.
– CDs Snoezelen.
– Numerosos objetos que proporcionan efecto de luces
– Hamaca de estimulación basal.
– Máquina de hacer pompas.
– Caja de sabores para estimulación gustativa, con sabores contrastados y masticadores con sabores.
– Caja de aromas para estimulación olfativa.
– Material para estimulación vibratoria: cojín vibratorio, colchoneta, masajeadores…
– Materiales para estimulación auditiva: instrumentos musicales, objetos que necesitan ser activados
– Materiales para estimulación basal: bolsas de agua, ducha seca
– Materiales para estimulación visual: espumillón, linternas, objetos que brillan con luz negra, mangueras de luz, hilos de fibra óptica, materiales y objetos brillantes
– Material para estimulación táctil: recipientes llenos con material de rociado, tablillas, pelotas, papeles con diferentes texturas, cepillos, esponjas, elementos naturales como hojas, arena…
– Difusor de aromas
– Etc.
Aquí os dejo en enlace al catálogo de la empresa que nos montó a nosotros la sala, y que nos llevaba el mantenimiento de los mismos,  donde explican más detalladamente el funcionamiento de cada uno.
Nosotros teníamos esta sala compartida para usuarios de un centro de día para discapacitados y el de personas mayores, y había elementos que no utilizábamos con personas mayores (como la piscina de bolas).


Nuestra experiencia en esta sala con personas enfermas de Alzheimer es desigual. Hay experiencias muy positivas, pero no todos los pacientes se adaptan a la sala.

La sesiones se realizan de forma individual y durante las mismas, el terapeuta siempre permanece en la sala.

En la primera sesión, se les familiariza con la sala y con sus diversos elementos y se procura crear un clima cálido. Es recomendable bajar la intensidad de la luz sin llegar a la oscuridad total.

En las sucesivas sesiones, hay que irnos adaptando a cada usuario, sus gustos y sus reacciones ante los estímulos. E ir adaptando la duración de las sesiones a cada usuario.