Seleccionar página

Por Will Dunham

WASHINGTON (Reuters) – Más de un cuarto de las adolescentes en Estados Unidos está infectada con al menos una enfermedad de transmisión sexual y este índice es más elevado entre las personas de raza negra, revelaron el martes funcionarios de salud.
Unos 3,2 millones de chicas de entre 14 y 19 años, un 26 por ciento de la población de ese grupo etario, tienen infecciones de transmisión sexual como el virus del papiloma humano, clamidia, herpes genital o tricononiasis, dijeron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés).
Un 48 por ciento de las adolescentes de raza negra estaban infectadas, comparado con el 20 por ciento de las chicas blancas y el 20 por ciento de las niñas de origen mexicano. El informe no dio datos sobre el resto de la población de origen hispano.
“Lo que descubrimos es alarmante,” dijo a periodistas la doctora de los CDC, Sara Forhan, quien dirigió el estudio.
“Esto significa que muchas mujeres jóvenes están en riesgo de padecer serios efectos al no tratarse estas enfermedades de transmisión sexual, incluyendo infertilidad y cáncer de cuello del útero,” agregó la experta.
El médico John Douglas, director del área de prevención de enfermedades de transmisión sexual de los CDC expresó que una compleja mezcla de factores es la causante de las altas cifras de contagio entre las chicas de raza negra, considerando que en ese grupo la presencia de estas infecciones es mayor.
“En consecuencia, al realizar cualquier acto sexual con cualquier compañero, una persona que no está infectada corre más riesgo de entrar en contacto con una infección y contagiarse,” dijo Douglas.
Los CDC indicaron que la tasa de infecciones de estas enfermedades entre las adolescentes estadounidenses puede ser aún más alta de lo que indica el estudio porque no se incluyeron la sífilis, la gonorrea y el sida, aunque estas dolencias suelen ser poco comunes en jóvenes de esa edad.
Los CDC dijeron que el informe, que fue presentado en una reunión en Chicago, fue el primero en estudiar las enfermedades venéreas más frecuentes en el grupo de las jóvenes adolescentes, arrojando los mejores datos obtenidos hasta la fecha.
Entre las chicas que tuvieron una enfermedad de transmisión sexual, un 15 por ciento tenía más de una. Un 50 por ciento afirmó haber tenido relaciones sexuales y dentro de ese grupo, un 40 por ciento tenía al menos una dolencia de este tipo.
De las chicas que sólo tenían un compañero sexual, un 20 por ciento padecía al menos una enfermedad.
El estudio se basó en los datos de 838 chicas que participaron en una encuesta sanitaria representativa a nivel nacional entre el 2003 y 2004, mediante la cual se efectuaron pruebas para varias enfermedades de transmisión sexual.